“Estudiar ingeniería industrial fue la mejor decisión que tomé en mi vida”

Jun
29
2016

La ingeniera de ejecución en industrias de la Universidad de Santiago, Marcela González, acaba de concluir hace solo algunos meses un desafío de marca mayor: la organización y realización de los X Juegos Suramericanos Santiago 2014, cita deportiva internacional que reunió en Chile a delegaciones de atletas de 14 países.

Han pasado las semanas y nuestra egresada todavía evidencia las largas horas de trabajo que debió dedicar a la organización de uno de los encuentros deportivos más importantes del continente. 

Como directora ejecutiva del comité organizador de este evento deportivo internacional, que se desarrolló en marzo de 2014, Marcela debió dirigir un equipo de cerca de 500 personas durante cuatro años de organización de los juegos. Una gran responsabilidad para esta ingeniera con experiencia en gestión social y deportiva en el sector público. Anteriormente ocupó el cargo de Subsecretaria de Deportes y también participó activamente en los comités de organización del renombrado Rally Dakar en Chile, instancia en la que fue coordinadora nacional.

Marcela egresó en 1993 y durante su carrera mostró una particular afición por el deporte. Cursó los cursos de créditos deportivos exigido en el plan de estudios y llegó, incluso, a integrar la Rama de Gimnasia Rítmica de la Universidad.

Por lo visto el deporte comenzó a marcar de manera precoz su vida profesional…

Así es. En algún momento de mi vida quise ser profesora de educación física. Mi madre practicó basquetbol en su juventud y mi padre bien cercano a distintos deportes y en la actualidad hace tenis, siempre el deporte estuvo presente en mi casa, de distintas formas, ya sea como espectadores y practicándolo.

¿Cómo llegó a hacer el link entre la ingeniería industrial y el deporte?

De todas las áreas de la ingeniería industrial, mientras estudiaba la carrera, yo tuve dos preferencias. Por una parte, procesos productivos y por otra evaluación de proyectos. Siendo egresada, y realizando mi memoria, un día recibí una oferta de trabajo de la Municipalidad de Quilicura para la realización de proyectos. En síntesis, requerían de un profesional que hiciera una proyección de todos los servicios públicos que iba a requerir esta comuna, a partir del aumento de la población, en un horizonte de 10 años. En ese tiempo Quilicura tenía 41.121 habitantes. Fue así como empecé a trabajar en evaluación social de proyectos, lo que me gustó mucho. Durante un año estuve realizando proyectos que presentaba al Sistema Nacional de Inversiones de Ministerio de Planificación. Eso me permitió postular con posterioridad a un cargo como analista del sector salud en la división de inversiones de Mideplan, institución en la que estuve ocho años. Una de las fortalezas era que uno no podía conocer directamente sectores, y tuve la oportunidad de estar en educación, un reemplazo de seis meses en justicia, hasta que finalmente en una distribución interna, fui la coordinadora de capacitación y llegué al sector de edificación pública y deporte.

A Marcela González le correspondió vivir profesionalmente, como analista de inversiones, prácticamente casi todo el proceso de creación de una nueva institucionalidad pública para el deporte en el país, desde los últimos años de lo que fue la Dirección General de Deportes (Digeder), dependiente del Ministerio de Defensa; hacia el Instituto Nacional del Deporte, Chile Deportes lo que hoy es finalmente el Ministerio del Deporte, instancia gubernamental vigente hoy.

Sin duda un gran desarrollo profesional…

Cuando miró para atrás me doy cuenta que la mejor decisión que tomé en mi vida fue estudiar ingeniería en industrias, de todas maneras. Todos tenemos habilidades para hacer ciertas cosas y debemos saber canalizarlas y saber elegir un camino profesional. Eso para mí fue Industrias. Soy muy feliz con haber estudiado esta carrera y estoy muy agradecida de eso.

¿Cómo le ayudó su formación como ingeniera industrial a asumir tan importantes desafíos en el área deportes?

La carrera permite una visión más integral en cualquier área de trabajo y unir distintos temas o disciplinas de manera transversal. Cuando uno está estudiando no se da cuenta, pero una vez que te empiezas a desenvolver en el mundo laboral resulta evidente.

¿Cómo fue su experiencia de estar a cargo de los X Juegos Suramericanos Santiago 2014?

Fue una experiencia maravillosa, uno de los desafíos más importantes que me ha tocado asumir y también una responsabilidad muy grande que como directora ejecutiva tuve que asumir. Aprendí muchísimo porque me permitió ver el deporte desde otra perspectiva, además fue un proyecto en que partí de cero, en agosto de 2010 era la única persona organizando los Juegos y concentrada en retomar la creación de la Corporación Santiago 2014, institución que sería la responsable de la organización. Fue una gran instancia de aprendizaje y de aplicar toda mi experiencia en el desarrollo de proyectos e inversiones sociales.

Como directora ejecutiva de los Juegos participó en una campaña televisiva y comunicacional de la Universidad para fidelizar a los egresados ¿Cómo resultó esa experiencia?

Ha sido fascinante. Nunca pensé que los Juegos iban a tener esta externalidad tan positiva de vincularme más con la Universidad. Fue un acercamiento muy grato a la institución que me formó como profesional y con personas a las que no veía hace mucho tiempo. Recuerdo mi época de estudiante y en ese tiempo nunca me imaginé que iba a participar en instancias de esta naturaleza. Lo siento como un gran reconocimiento.

¿Cuál es su mensaje a los estudiantes del Departamento de Ingeniería Industrial?

Actualmente los ingenieros industriales son muy bien valorados en el mundo del trabajo y nos hemos ido empoderando en distintos sectores del ámbito público y privado. Hay muchas áreas en las que podrán trabajar, algunas que tal vez ni siquiera se pueden imaginar. También debo decirles a los estudiantes que todo lo que les toca estudiar en la carrera sirve, tarde o temprano uno se da cuenta que es esa base que da la universidad que es la necesaria en el ámbito laboral. Deben asistir a clases, aprender de los profesores, estudiar casos, trabajar y experimentar en los laboratorios o talleres, aprovechar al máximo el período de formación. Nada es al azar en el plan de estudios de la carrera.

¿Cómo definiría el Departamento de Ingeniería Industrial?

Es un gran equipo de personas, multidisciplinario e integrador.  Haciendo recuerdo del Departamento, se sentía como un equipo con todas sus letras, dónde todos nos conocíamos en el departamento, nos apoyábamos, con profesores muy cercanos y dispuestos a ayudarte. Una muy linda experiencia fue la administración de la cafetería, donde independiente del objetivo que existía detrás, ya te daba la oportunidad de grandes responsabilidades como lo era administrar recursos de todo ámbito, presupuestarios, humanos y físicos. Tengo unos maravillosos recuerdos.